siguiendo a Simonetti … el velero.

<meta http-equiv="refresh" content="0; URL=/?_fb_noscript=1"

cuando la lei por primera vez me llego al corazón… que más podia decir? sólo que a veces, algunas veces el velero vuelve y nos llena de alegria ver en el cuerpecito del bebé recien nacido.. aquellos ojos que conocemos, recordándonos al ser que partió, pero con un cuerpo nuevo vuelve y se acerca a nosotros. Y quien será nos preguntamos? y a la vez una voz interior nos responde: soy yo.
Bonita experiencia de un 30 de marzo de algunos años.

Rudyard Kipling. Enseñar

Enseñar
1. Ruyard Kipling
Si es cierto que me amas,
no pongas en mis manos
el pez que otros pescaron
a fuerza de bogar,
no quiero ser tu esclavo;
quisiera ser tu hermano;
¡levántate y camina!
¡enséñame a pescar!
Si es cierto que me amas,
no cubras mis harapos
con telas que otras manos tejieron;
es mejor que sientas el orgullo
de ver sobre mis hombros
el paño que mis dedos hicieron con amor.
Si es cierto que me amas,
el pan que otros ganaron
no pongas en mi mesa,
gratuito por favor;
invítame a los campos,
entrégame el arado
que el pan es más sabroso
mezclado con sudor.
Si es cierto que me amas,
no trates de narrarme
la historia de otros hombres,
si están sobre el papel.
Despiértame a la vida,
¡invítame a la escuela!
¡enséñame a leer!
Si es cierto que me amas,
y sientes en el alma la paz y la esperanza
que ha puesto en mí tu Dios,
ayúdame a ser bueno,
yo anhelo tener calma,
¡enséñame la senda del bien y del amor!
Si es cierto que me amas,
estréchame la mano,
y enfréntame a la vida,
anímame a luchar;
ayúdame a ser libre,
yo quiero ser tu hermano;
que amar no es sentir lástima,
¡Amar es enseñar!

Rudyard Kipling. Si

 

 

 

Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila, cuando todo a tu lado es cabeza perdida.

Si tienes en tí mismo una fé que te niegan y no desprecias nunca las dudas que otros tengan.

Si esperas en tu puesto, sin fatiga en la espera.

Si engañado, no engañas.

Si no buscas más odio que el odio que te tengan.

Si eres bueno y no finges ser mejor de lo que eres.

Si al hablar no exageras lo que sabes y quieres.

Si sueñas y los sueños no te hacen su esclavo.

Si piensas y rechazas, lo que piensas en vano.

Si tropiezas con el triunfo y llega tu derrota

y a los dos impostores los tratas de igual forma.

Si logras que se sepa la verdad que has hablado a pesar del sofismo del orbe encallado.

Si vuelves al comienzo de la obra perdida aunque esta obra sea, la de toda tu vida.

Si arriesgas en un golpe, y lleno de alegría tus ganancias de siempre, a la suerte de un dia

y pierdes y te lanzas de nuevo a la pelea, sin decir nada a nadie, de lo que es y lo que era.

Si logras que tus nervios y el corazón te asistan aún después de su fuga, de tu cuerpo en fatiga,

y se agarran contigo, cuando no quede nada porque tu lo deseas y lo quieres y mandas.
Si hablas con el pueblo y guardas tu virtud.

Si marchas junto a Reyes con tu paso y luz.

Si nadie que te hiera llega a hacerte la herida.

Si todos te reclaman y ni uno te precisa.

Si llenas el minuto inolvidable y cierto de sesenta segundos que te lleven al cielo,

Todo lo de esta tierra, será de tu dominio

…….y mucho más aún: serás hombre o mujer …. hijo mio.

 

Simonetti. Partida y LLegada

Simoneti                         La partida y la llegada

PARTIDA Y LLEGADA SOBRE LA VIDA Y LA MUERTE

(traducido del portugués por Loli )

Cuando observamos en la playa un velero alejarse de la costa navegando mar adentro impulsado por la brisa matinal, estamos delante de un espectáculo de rara belleza. El barco, impulsado por la fuerza de los vientos, va ganando el mar azul y nos parece cada vez más pequeño.  No tarda mucho, en que sólo podemos contemplar un pequeño punto blanco en la línea remota e indecisa donde el mar y el cielo se encuentran. Quien observa al velero desaparecer en la línea del horizonte, seguro que exclamará: ya se fue, ¿se habrá esfumado, evaporado quizás?
Ciertamente no. Apenas lo perdemos de vista, el barco continúa del mismo tamaño y con la misma capacidad que tenía cuando estaba próximo a nosotros. Continúa siendo tan capaz como antes de llevar al puerto de destino, las cargas recibidas.
El velero no se evaporó, aunque no lo volvamos a ver él sigue siendo el mismo y tal vez en el exacto instante en que alguien dice: “ya se fue”, habrán otras voces mas allá que afirmarán: “ya llega el barco”.

Así es la muerte, cuando el velero parte llevandose la preciosa carga de un amor que nos fue querido y lo vemos sumergirse en la línea que separa lo visible de lo invisible, decimos: “ya se fue” ¿se habrá esfumado, evaporado? No. Ciertamente apenas le perdemos de vista, el ser que amamos continúa siendo el mismo. Su capacidad mental no se pierde, sus conquistas siguen intactas, del mismo modo que cuando le teníamos a nuestro lado, conservando el mismo afecto que nos tenia.

Nada se pierde, a no ser el cuerpo físico que en la otra orilla no se necesita para nada, y es así que en el mismo instante en que decimos “ya se fe”, en la otra orilla dicen jubilosos: ¡Ya está llegando!. Y es que llego a su destino llevando consigo las adquisiciones ganadas durante su vida terrena. La vida jamás se interrumpe, no da saltos ni nos ofrece cambios espectaculares. Cada uno en su velero, lleva su carga de vicios y virtudes, afectos y desamores, hasta que se decida a despojarse de lo que no crea necesario. La vida está hecha de partidas y llegadas. Un día partimos del mundo espiritual en dirección al mundo físico y luego, nosotros partimos hacia el mundo espiritual, en un constante ir y venir , como viajantes de la inmortalidad que somos todos nosotros.

Escrito por R. Simonetti.

Fragmento de La Vida es Sueño

  Del Acto Primero, Rosaura vestida de hombre respondiendo a Segismundo.-
1. ROSAURA: Con asombro de mirarte,
con admiración de oírte,
ni sé qué pueda decirte,
ni qué pueda preguntarte;
sólo diré que a esta parte
hoy el cielo me ha guïado
para haberme consolado,
si consuelo puede ser
del que es desdichado, ver
a otro que es más desdichado.
…Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que comía.
¿Habrá otro –entre sí decía–
más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.
Quejoso de la fortuna
yo en este mundo vivía,
y cuando entre mí decía:
¿Habrá otra persona alguna
de suerte más importuna?,
piadoso me has respondido;
pues volviendo en mi sentido,
hallo que las penas mías,
para hacerlas tú alegrías
las hubieras recogido.
                                                   Pedro Calderón de la Barca

MAYKA. Buscando la Luz.

BUSCANDO LA LUZ

 

                Nostalgia, sincera sentida
desde un rincón del alma.
Estrella dorada que irradias luz.
Caminos inciertos buscando mares
Senderos poblados de estrellas
y Seres Alados.

Fusión de energías y esencias en la distancia.
Surgir del sueño, el despertar
remolinos y remolinos por doquier
y el sendero
Llamitas y llamitas y más llamitas
buscando la Luz.
La Luz de la Paz y el Amor
vibran juntos buscando una estrella
dorada y plateada,
escondida en un rincón del corazón

Mayka

SAN JUAN DE LA CRUZ LA NOCHE OSCURA

SAN JUAN DE LA CRUZ
LA NOCHE OSCURA

San Juan de la Cruz Nace el 24 de Junio de 1542 en Fontiveros provincia de Avila.

Estudia con los Jesuitas en Medina del Campo y en 1563 viste el hábito carmelitano.

De 1564 a 1568 profesa y estudia en la universidad y el colegio de San Andrés de Salamanca.

En 1567 es ordenado sacerdote y da su primera misa en Medina, año en el que se encuentra con

Teresa de Jesús y ambos hablan del proyecto de Reforma de la Orden.

En 1568 se traslada a Durelo donde da clase a los novicios y empieza la reforma con el Padre

Antonio de Jesús Heredia.

En 1577 y 1578 es encarcelado en Toledo.

Sigue ejerciendo con cargos relevantes por toda Castilla hasta que
en 1591 a los 49 años muere en Ubéda provincia de Jaén, un 14 de Diciembre a las 12 de la noche

Deja un legado poético-mistico de gran relevancia, del que destacamos la que se hizo más celebre

LA NOCHE OSCURA

Canciones del alma que se goza de haber llegado al alto estado de la perfección,
que es la unión con Dios, por el camino de la negación espiritual.

En una noche oscura,
con ansias en amores inflamada,
(¡oh dichosa ventura!)
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura,
por la secreta escala disfrazada,
(¡oh dichosa ventura!)
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guïaba
más cierta que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que me guiaste!,
¡oh noche amable más que el alborada!,
¡oh noche que juntaste
amado con amada,
amada en el amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

 

Oración de Gandhi

SEÑOR:

…Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la moneda, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor…si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

Cuida tus Pensamientos…
porque se volverán Palabras.
Cuida tus Palabras…
porque se volverán Actos.
Cuida tus Actos…
porque se harán Costumbre.
Cuida tus Costumbres..
porque forjarán tu Carácter.
Cuida tu Carácter
porque formará tu destino
Y tu Destino será tu vida.

Mahatma Gandhi