Gemas Zodiacales

Piedras y Gemas según el zodíaco

La Diosa Minerva (Palas Atenea), atribuía a cada signo zodiacal una gema, que con sus virtudes y propiedades potenciaban las cualidades de la persona y su influencia en ritos y ceremonias.

A continuación se las detallamos:

  ARIES: SARDONICE. Proporciona buena fortuna.

TAURO: CORNALINA. Procura buena fortuna y preserva de las hemorragias.

  GEMINIS: TOPACIO. Procura la simpatía.

CÁNCER: CALCEDONIA. Preserva de los peligros durante los viajes y hace ganar los procesos.

  LEO: JASPE. Preserva de los envenenamientos.

  VIRGO: ESMERALDA. Fortaleze la vista y protege la castidad.

LIBRA: BERILO. Facilita los estudios, procura la simpatía y protege de los enemigos para triunfar en los procesos.

ESCORPION: AMATISTA. Concede buen juicio y aleja la embriaguez.

  SAGITARIO: JACINTO. Preserva la esterilidad y la hidropesía.

  CAPRICORNIO: CRISOPRASA. Favorece negocios y empleos.

  ACUARIO: CRISTAL DE ROCA. Energetiza positivamente el entorno.

  PISCIS: ZAFIRO. Da castidad y buena fortuna.

Si tuviésemos que engarzarlas, tendríamos también en cuenta el metal pues los signos de fuego y tierra se engarzarían en oro y los de aire y agua en plata.

Anuncios

¿Qué es una Carta Astral?

¿Qué es una Carta Astral?

Es el modo de utilizar la Ciencia de la Astrología para calcular los factores que influyen y determinan el comportamiento humano.
Aporta una visión espiritual porque da la posibilidad de conectarnos con nuestra Esencia y nuestra Alma puede hacer consciente su propósito de evolución en la vida.
La Astrología es como una llave que abre la puerta de nuestro inconsciente para que cada uno pueda vislumbrar quien es, dónde estuvo y que potencialidades únicas trae para su desenvolvimiento material y espiritual.
Un estudio completo incluye los Factores que se dieron como destino en el momento del nacimiento, y sobre los cuales el Ser Humano se entrega al proceso evolutivo.
También el Árbol de la Vida, cuya base Cabalística, nos permite conocer los Arquetipos (según la filosofía Jungniana) que traemos adquiridos de vidas anteriores ya imprimidos en nuestro psiquismo, y aquellos que aún debemos terminar de adquirir e integrar.
Con la misma línea, incluiriamos la Progresión, es otra Carta Astral en la que definimos de acuerdo a los años vividos por la persona, desde su fecha de nacimiento, aquellas ayudas o trabas que planetariamente se prestan para foverecer su evolución.
También iexiste la Revolución Solar, que se basa en el estudio del Cumpleaños de la persona, y nos indica las situaciones más relevantes que tendrá a su disposición durante el periodo que vá de cumpleaños a cumpleaños, los factores planetarios con los que a lo largo de los 365 días siguientes, se verá acompañado tanto física, material y emocionalmente.
Y ya como resultado de las últimas investigaciones, también disponemos de programas con estudios sobre la salud y la psique, así como los comportamientos de la persona a través de unos gráficos donde se verán resaltados sus cualidades y sus defectos.
Si la persona en cuestión vive en pareja, se   realizar aconseja un estudio de afinidades entre las dos personas, también utilizado entre socios en los negocios, compañeros de trabajos, o padres e hijos.
Se puede complementar con  el nombre del Angel de la Guarda, el Ángel Emotivo y el Angel Mental, y las cualidades que nos aportan y protegen, así como la explicación de como invocarlos.
Con este tipo de estudios, se logra claridad tanto del pasado como el presente y el futuro que nos espera.

El Punto de la Fortuna

La llave a la verdadera felicidad

Todo el mundo se pregunta a veces cuál es el secreto para llegar a ser realmente feliz, pero la respuesta no es tan simple como parece, ya que a menudo tenemos conceptos erróneos acerca de nuestras verdaderas necesidades. Pensamos que nos hace falta algo que en realidad no es esencial, tenemos ídolos inadecuados o nos orientamos según las ideas de otros. El resultado es que, antes de darnos cuenta, hemos tomado el camino equivocado, lo que descubrimos muchas veces cuando ya es demasiado tarde.

Sin embargo, si sabemos lo que nos puede proporcionar auténtica felicidad, estamos en condiciones para tolerar circunstancias incomodas e incluso tomar decisiones dolorosas con el fin de lograr nuestros ideales; en este sentido, el Punto de la Fortuna (del lat. pars fortunae), o simplemente Fortuna, sirve como referencia, simbolizando nuestros principios personales, que en ninguna situación debemos olvidar. No es un planeta, sino un punto sensitivo que tiene su origen en la astrología arábica.

Como es de suponer, no es casualidad que el cálculo del Punto de la Fortuna se base en las posiciones del Sol, de la Luna y del Ascendente. Se considera que esas tres energías son fundamentales para el hombre y tienen una influencia considerable sobre la formación de su carácter. El Sol es símbolo de su identidad y de sus objetivos conscientes; la Luna simboliza su lado emocional, así como sus reacciones conscientes e inconscientes, mientras el Ascendente, como personalidad visible, expresa en cierto modo tanto al Sol como a la Luna. la conexión entre estos tres factores recibe el nombre de pars fortunae, el Punto de la Fortuna. Ese punto sensitivo señala aquel lugar en la carta astral donde el Sol, la Luna y el Ascendente se pueden expresar de la forma más armoniosa. Así pues, indica por emplazamiento aquella esfera de la vida que nos ofrece la mejor opción de experimentar verdadera felicidad; nos muestra el lugar donde está escondido nuestro tesoro, nuestra fortuna.

Los Nodos Lunares

El factor del karma

Los Nodos lunares señalan aquellos puntos en el firmamento, donde la órbita de la Luna alrededor de la Tierra se intercepta con la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Las dos intersecciones se pueden calcular y están situadas diametralmente opuestas, formado la línea de los nodos. Ese eje nodal se mueve hacia atrás es decir de Aries/Libra a Piscis/Virgo, a Acuario/Leo etc.., tardando unos 18.5 años para moverse a través de los doce signos.

El Nodo lunar ascendente se denomina también Nodo lunar norte, o Cabeza de dragón, mientras que el Nodo lunar descendente se denomina Nodo lunar sur, o Cola de dragón. En la astrología india reciben los nombres de Rahu y Ketu.

El significado del eje lunar está relacionado con la astrología kármica. El punto de partida es el concepto que no estamos por primera vez en la Tierra, sino que hemos acumulado experiencias en vidas pasadas. El principio de la reencarnación está ilustrado por el eje lunar, ya que el Nodo descendente se refiere a nuestro pasado, mientras que el Nodo ascendente muestra el futuro y la lección principal que debemos aprender en la vida presente.

La suma de nuestras experiencias pasadas está contenida en el Nodo sur que suele simbolizar áreas que nos son familiares. Representa hábitos que no queremos dejar por razones de comodidad; es decir, el Nodo sur representa el camino de la menor resistencia. Sin embargo, la tarea consiste en superarnos a nosotros mismos y ganar nuevas experiencias, las cuales pueden ser diametralmente opuestas a las anteriores, yal y como lo simbolizan el signo y la casa que contienen al Nodo lunar norte.

Hay un libro editado en España por FAPA Ediciones escrito por el Mago Félix (Felix Llaugé) titulado “Reencaarnación y Edades Astrológicas” que nos explica de forma muy clara y concisa, los aspectos de cada Nodo.

Lilith

  

La feminidad suprimida

Lilith no es un planeta, sino un punto sensible que se puede identificar mediante determinados cálculos. Para fijar su posición en el horóscopo se contempla la órbita elíptica de la Luna alrededor de la Tierra y el eje que forman los dos puntos más lejanos de la Tierra en esa elipse.

Lilith se encuentra en el eje en aquel punto que está a la misma distancia de la Tierra y del centro de la eclipse. Lilith tarda unos 9 años para dar una vuelta completa a los doce signos.

La historia de Lilith nos ayudará a interpretar su posición en la carta natal. Ella fue la primera esposa de Adán, pero huyó del paraíso porque no quiso someterse a él por ser mujer. Vivió cerca del Mar Rojo con demonios donde dio luz a numerosos hijos. Cuando fue encontrada por ángeles enviados por Dios, éstos le pidieron volver con Adán, pero Lilith se negó. Como castigo murieron cada día cien de sus hijos. Enloquecida, Lilith empezó a matar también; sus víctimas eran mujeres en lactancia, recién nacidos y hombres a los que mató después de seducirlos. Se dice que más tarde apareció en el paraíso en forma de serpiente para dar a Eva la manzana del árbol del conocimiento.

Lilith recibe también el nombre de Luna Negra (coincidiendo con el símbolo empleado para representarla), una denominación que da alguna idea de su significado en el horóscopo. Se refiere al lado oscuro y desconocido de la naturaleza femenina. No es sólo fuente de la vida, sino también de la muerte, el dolor y la desgracia.

En la astrología babilónica y asiria, Lilith jugó un papel importante, el cual fue re descubierto en los años sesenta y setenta, cuando las mujeres empezaron a luchar por su emancipación. Por ello no sorprende que especialmente las mujeres se sientan atraídas por el tema Lilith y que la mayoría de los textos interpretativos fueron concebidos por mujeres.

A la luz de la psicología moderna, la posición de Lilith nos revela algo acerca de nuestros deseos ocultos, los lados reprimidos de nuestra personalidad, experiencias dolorosas y los rincones oscuros de nuestra psique. En la carta de un hombre Lilith puede señalar el tipo de mujer que le da miedo o que le puede llevar a la desesperación.

Quirón

       

La conciencia social

Quirón es un cuerpo celestial relativamente pequeño que fue descubierto el 1 de noviembre de 1977. Su órbita se encuentra entre Saturno y Urano. Quirón tarda entre 50 y 51 años para dar una vuelta completa al Sol, y debido a su trayectoria muy elíptica su permanencia en cada signo varia entre 1.5 y 8 años.

En la mitología griega Quirón era un centauro, es decir mitad hombre y mitad caballo. Era curandero, astrólogo, maestro, músico y guerrero. Grandes héroes como Heracles, Aquiles y Orfeo recibieron sus enseñanzas.

Debido a la situación de Quirón entre Saturno y Urano, el último planeta interior y el primer planeta exterior, muchos astrólogos consideran a Quirón como el puente entre los planetas interiores y exteriores. Es la llave que nos puede abrir la puerta del entendimiento de las energías complejas de los planetas más lejanos. En este sentido Quirón es el guía interior que ilumina la oscuridad y abre la mente a experiencias más allá de la rutina diaria.

Tal vez la mejor manera de comprender el significado de este planeta consiste en estudiar su posición en la propia carta natal. Posiblemente encontraremos así algunas pistas que nos llevan a experiencias claves que transformaron nuestra forma de pensar y sentir.

 

Un astrónomo norteamericano Charles Kowal descubrió un pequeño planeta con una órbita extraordinaria. Un par de semanas más tarde, el planeta fue bautizado Quirón. Hay cientos de asteroides en nuestro sistema Solar – muchos de ellos más grandes que éste nuevo cuerpo, con un diámetro estimado de 160 km. como máximo. Sin embargo, la órbita de Quirón, localizada entre Saturno y Urano, es única. Quirón demora aproximadamente 50 años en completar una revolución y algunas veces se inclina significativamente hacia Saturno y Urano. Su trayectoria es irregular, ya que sólo ha estado viajando por ella por un par de milenios, y probablemente mantenga su trayectoria un par de milenios más. En 1991, Quirón fue clasificado como un cometa capturado. Los astrónomos no están de acuerdo si Quirón es un asteroide o un cometa, así que puede ser encontrado en los catálogos de ambos. El cálculo de su posición es confiable solamente para el periodo entre 1500 a.C. y 4000 d.C., fuera de este período cualquier cálculo se considera inexacto.
La posición de la órbita de Quirón, localizada entre Saturno y Urano, es bastante especial. A pesar de todos los intentos de clasificación, Quirón desempeña el papel de un planeta, como si lo fuera. Su ruta es considerablemente excéntrica, como la de Plutóón, de tal manera que ocasionalmente cruza las óórbitas de Saturno y Urano. Muchos astróólogos lo consideran una especie de “mediador” entre estos dos, y como un enlace entre el “Guardiáán de las Esferas” (Saturno) y los planetas exteriores. De la misma manera, a Quirón se le atribuye una influencia Saturnina y Uraniana a la vez. Antes de que Quirón fuera definido como un cometa capturado, era considerado un asteroide errante, alejado del “rebaño”, o cinturóón de asteroides entre Marte y Júúpiter, un solitario rebelde que sigue su propio camino. Quirón es considerado una llave a los planetas exteriores, asíí como a aquellas esferas de la vida que señalan su papel en la mitología clásica.

De acuerdo al mito, Cronos (Saturno) en una ocasión se inflamó de pasión por la ninfa Philyra. Su esposa, Rea, lo sorprendió en el acto, lo convirtió en semental y huyó. El centauro Quirón fue el fruto de esa unión, una criatura mitad hombre y mitad caballo. Filira llena de aversión, al ver al niño, le pidió a Zeus que lo convirtiera en un árbol de tilo. Mucho después, Quirón vivió en un santuario en el Monte Pelión, enseñando a jóvenes héroes artes marciales, el arte de la caza y también música. Sus estudiantes más famosos fueron Aquiles y Asclepio. El fin de esta historia tiene un fuerte significado simbólico: Inintencionalmente, fue herido por una flecha envenenada de su amigo, Hércules. Siendo inmortal, Quirón siguió viviendo con la terrible e incurable herida. Cuando Prometeo iba a ser castigado, Quirón ofreció su vida por la de él. El sacrificio de su propia inmortalidad lo libró del tormento.

Quirón es una criatura tanto animal como humana, combinando las partes oscuras, naturales e instintivas con las racionales. Astrológicamente, representa sabiduría, paciencia y dominio sobre la oscuridad interior. Debido a su herida incurable, conoce íntimamente el sufrimiento en todas sus formas. Esto le permite conectarse con un profundo pozo de sabiduría interior, para aliviar el dolor de los demás.

Plutón

La transformación inevitable

Plutón es, con un diámetro aproximado de 2.300km, el planeta más pequeño que conocemos. Su descubrimiento en 1933 señaló el comienzo de uno de los periodos más oscuros y transformadores de la historia, los inicios del nazismo y la ciencia atómica. A una distancia promedia de 5.900.000.000 km del Sol, Plutón necesita más de 247 años para cumplir su órbita.

En la mitología, Plutón o Hades es el dios del mundo subterráneo reinando sobre las almas de los muertos y la fertilidad.

Astrológicamente, este planeta simboliza la subconciencia y se relaciona con los cambios bruscos, la destrucción, la regeneración y transformación. Plutón causa la “des-estructuración” interna que nos impulsa inexorablemente a seguir adelante y a deshacernos de formas viejas para dejar paso a las nuevas. Es el planeta de los cambios profundos, de la transformación individual a nivel psíquico, que empieza a actuar desde lo más interno de nosotros y se mueve hacia la superficie.

Debido a que Plutón permanece más de 20 años en el mismo signo, su significado se puede aplicar a generaciones enteras. En  una interpretación individual hay que analizar su posición en las casas y sus aspectos con otros planetas. Plutón, junto con Marte es el regente de Escorpio.

La influencia de Plutón sobre la Tierra data de hace muy pocos años, y cuando empezó a ejercerla, fue descubierto en el exterior, ya que todo tiene que empezar por manifestarse dentro de nosotros para que podamos descubrirlo en el exterior.

Eso hace que la influencia de Plutón en nuestro acontecer humano sea confuso y que las virtudes que le atribuyen los astrólogos sean poco fiables. Parece ser que Plutón ejerce en el sistema solar fronterizo al nuestro funciones parecidas a las que ejerce Saturno en nuestro sistema solar, es decir, funciones legisladoras. En este caso, Plutón sería una especie de asesor en leyes.

En la Mitología, este aspecto plutoniano es recogido diciendo que Plutón es un hijo de Saturno y que éste lo devora al nacer para que un día no pueda derrocarlo. Es decir, Plutón es, mitológicamente, una fuerza interiorizada de Saturno: un Saturno interno, podríamos decir, en lugar de dictar leyes hacia fuera, las dictaría hacia adentro y reinaría en la organización interna de nuestros cuerpos y de él dependeran, entre otras cosas, la salud que depende del buen funcionamiento de los órganos del cuerpo.

Cuando Plutón es vomitado por Saturno, Júpiter, nuevo soberano del Olimpo, lo nombra rey de los infiernos, o sea le atribuye funciones internas, ocupándose allí de la regeneración de los muertos. Sin embargo sus funciones sólo pueden ser auxiliares, dado que, como decíamos más arriba, Plutón no es uno de los planetas que haya participado en la formación de nuestro sistema solar.

Ahora bien, las influencias de orden espiritual no sólo actúan de acuerdo con su propia naturaleza, sino según las creencias que han suscitado en la gente. Por ejemplo, Santa Lucía, tiene fama de preservar la vista y si algún poder tiene sobre ese órgano, no es porque una mujer llamada Lucia fuera luego canonizada y Dios le otorgara el poder de curar los ojos, sino porque los fieles de esta Santa, han creído durante siglos que esto es así. Su fe ha generado una fuerza en el mundo astral y esa fuerza al exteriorizar la virtud que los fieles le han atribuido, cura realmente. Con ello queremos decir que se han formado de Plutón una imagen irreal, a la que se atribuyen ciertos poderes y, a partir de que unos grupos humanos se lo atribuyen, Plutón funciona, como tal. La fuerza que se le ha atribuido a Plutón es la de regenerar, cuando está bien aspectado, y la de matar cuando recibe malos aspectos. Y como los astrólogos modernos le han atribuido también la regencia de Escorpio signo que gobierna las funciones sexuales, resulta que Plutón tendrá la virtud de regenerar a las personas que padecen enfermedades de transmisión sexual, siempre que su degradación no las haga irrecuperables.

Lo cierto es que el fenómeno del _Sida, enfermedad típica de Escorpio, ha aparecido cuando Plutón empezó a transitar por este signo. No es que Plutón pueda tenerse por responsable de la enfermedad en sí, sino que la ha sacado a la superficie para que pueda ser descubierta y extirpada. La fuerza regeneradora de Plutón, actúa sobre el inconsciente de los afectados, induciéndolos a un cambio de comportamiento, que es la única medida salvadora, puesto que la profilaxis no es algo que pueda resultar eficaz si el comportamiento no es modificado. Cuando la regeneración no es posible porque el individuo no rsponde a las inducciones cósmicas, entonces Plutón se lo lleva a su taller de reparaciones llamado infierno, y allí lo deja como nuevo en vistas a una próxima reencarnación.

Su función regeneradora va confirmándose a medida que nos vienen nuevos datos sobre el planeta. Y, en su sentido malévolo se confirma igualmente su acción multiplicadora en los fenómenos naturales; inundaciones, incendios, erupciones volcánicas, terremotos, hundimientos de sótanos, de minas.

Cuando Plutón se encuentra en signos de Fuego, actuará como regenerador de las funciones morales.

Cuando se encuentra en signos de Agua actúa como regenerador de los sentimientos, induciendo al mundo sin ley de las emociones a actuar al unísono con la ley universal.

Cuando se encuentra en signos de Aire regenera la razón, llevando a los individuos al descubrimiento de las ideas trascendentes.

Cuando se encuentra en signos de Tierra, regenera la materia, separando las partículas puras de las impuras.

Por ser un planeta de otro universo, como Neptuno, Plutón nos acerca a la unidad cósmica. A través de él percibimos la estructura universal, dentro de la cual nuestro sistema solar no es más que un átomo. Percibimos que detrás del Dios de nuestro sistema, existe un Ser Supremo que constituye el órgano central que permite el funcionamiento de todas las galaxias. Esta percepción sublime del universo da, ya de por si, un poder a quien la posee porque, siendo capaz de concebir la organización cósmica en toda su magnitud, más capaz será de concebir la organización de un Estado o de una empresa privada. Por ello, cuando Plutón se encuentra en el Ascendente o en el Medio Cielo de una persona, si aquel individuo es capaz de interiorizar las vibraciones del planeta, es señal de que nos encontramos ante un gran organizador, ante un individuo desmesurado, del que caben esperar grandes cosas.

Neptuno

La conciencia cósmica

Neptuno, un planeta descubierto en 1846 por el astrónomo berlinés Galle, se mueve alrededor del Sol a una distancia promedia de 4.497.000.000 km. Tarda casi 165 años para cumplir su órbita, y tiene un diámetro de 49.500 km.

En la mitología, Neptuno o Poseidón es el dios del mar y señor de las aguas. Tiene su morada en lo más profundo del mar, donde la visión a menudo es vaga y nos encontramos en un mundo extraño y casi irreal.

Astrológicamente, Neptuno simboliza las ansias de disolver los límites, que hacen del falso ego material una entidad aparte, y experimentar la unidad espiritual con el resto de la creación. Este objetivo se puede alcanzar de manera constructiva mediante la meditación, la fe y la práctica religiosa, la creatividad artística y una profunda devoción a otra persona o a una causa; o, más peligrosamente, se puede intentar lo mismo por la vía de las drogas, el alcohol o una desafortunada entrega a las pasiones.

Neptuno representa la sensibilidad y compasión, pero también simpatía inconsciente, apreciación estética, fantasía, imaginación e idealismo. La expresión negativa puede manifestarse en una actitud evasiva e irresponsable con tendencia a tomara un refugio en un mundo imaginario y nebuloso.

Debido a que Neptuno permanece durante 14 años en el mismo signo, la interpretación a nivel individual está enfocada en la casa que ocupa y los aspectos que forma con otros planetas. Neptuno tiene una afinidad natural con el signo Piscis.

Para algunos astrólogos esotéricos, Neptuno no forma parte de nuestro sistema solar vecino y su trayectoria, irregular alrededor de nuestro Sol se acompasa con una órbita más regular en torno al astro que actúa en las fronteras de nuestro Universo. La ciencia esotérica nos dice que la Tierra será cada día más sensible a las influencias externas y que también los excedentes energéticos que se desprenden de nuestro planeta penetrarán cada día más en los planetas ajenos al sistema. Pero a efectos astrológicos esas consideraciones sobran, ya que todos los astrólogos, están de acuerdo en que Neptuno ejerce una influencia determinante sobre todo lo que está más allá de nuestra realidad. Por ello se le considera el patrón de la Astrología, de la parapsicología, del esoterismo teórico y de todas las ciencias herméticas en general, y ello es algo fácilmente comprobable en un Horóscopo, ya que si en un tema particular Neptuno ocupa una posición clave, bien sea por los aspectos que forma con los demás planetas o por su posición en el Ascendente o en el Medio Cielo, podemos tener la certeza de que nos encontramos ante una persona con grandes predisposiciones para las ciencias ocultas. Mientras que si Neptuno está desdibujado y sin formar aspectos, los conocimientos de aquella persona no pasarán de lo convencional.

La función de Neptuno es pues, la de aprovisionarnos en ideas que están más allá de las comunes y usuales. Son ideas que se encuentran en el manantial cósmico sin tener una forma concreta. Son ideas abstractas, que no han entrado jamás en servicio en las mentes de los hombres, y Neptuno se encarga de darles una forma mental, de convertirlas en conceptos susceptibles de ser utilizados en nuestra vida ordinaria. Por ello Neptuno es un planeta revolucionario, porque los conceptos nuevos que las ideas abstractas establecen, chocan con los antiguos, produciendo en las mentes convencionales un tremendo rechazo.

Neptuno es el gran revelador de la mecánica que acciona el Universo. Al encontrarse fuera de nuestro sistema, es como si lo contemplara, desde lo alto de una montaña y pudiera ver toda la complejidad de su funcionamiento y avisarnos de lo que vendrá después, del mismo modo que quien por estar situado en un promontorio, nos podría avisar de dos trenes que avanzan en dirección contraria y que van a chocar. Lo cierto es que Neptuno cuando se encuentra en un determinado signo, inspira las mentes de los hombres sobre las particularidades del signo en cuestión y sobre la posible utilización de las energías que el signo contiene. No cabe esperar que Neptuno actúe en contra de lo que nos han enseñado los profetas y los auténticos iluminados, ya que, del mismo modo que Cristo vino, no a derogar la ley antigua, sino a darle su cumplimiento, también Neptuno viene a confirmarnos y lo hace mediante el razonamiento, la idea, lo que la moral tradicional nos ha enseñado, porque las leyes universales actúan de la misma forma en nuestro sistema que en lo demás que forman las galaxias.

Sin embargo, Neptuno es particularmente nefasto cuando forma malos aspectos y cuando sus pulsiones nos vienen invertidas, porque entonces su mensaje nos llega tergiversado y lo que capta el individuo es que debe salirse del mundo convencional en que vive de una manera violenta, dando lugar a todos los escapismos que conocemos, desde el del consumo del tabaco y el alcohol, hasta la drogadicción y la locura. En este sentido, Neptuno podría ser el responsable del narcotráfico y de su clientela. Un Neptuno mal aspectado, en su posición radical o por tránsito, nos sugiere un horóscopo donde el individuo no tiene la cabeza bien asentada, que no sabe distinguir los contornos de la fantasía y de la realidad, y que tendrá tendencia a vivir al margen.

Cuando Neptuno transita por signos de Fuego nos instruye sobre las particularidades de la moral: nos hace comprender intelectualmente la razón de ser de las normas morales que nos han legado los fundadores de religiones; nos dice que esas normas no son caprichosas, sino que nos ofrecen de forma lapidaria, las reglas del funcionamiento cósmico de modo que si nos amoldamos a ellas, las cosas nos irán bien, y si no las observamos nuestros asuntos se irán a pique. Esta comprensión nos permite integrarnos a la dinámica universal y vivir acompasados con ella.

Neptuno en signos de Agua nos instruye sobre el poder de los sentimientos, de los deseos y nos revela que los sentimientos que no obedecen a leyes ni normas, sino que buscan la satisfacción y el placer, deben subordinarse precisamente a esas leyes. Nos dice que cuando lo hacen, nuestra vida se torna exuberante y fecunda, y cuando no, avanzamos hacia la destrucción, Nos eleva el tono a nuestros deseos, les da alas y convierte a los individuos en seres superiores, en un alto modelo de la humanidad.

Neptuno en signos de Aire es donde mejor realiza su función de traer las ideas abstractas al mundo del pensamiento concreto para que los individuos puedan darles una forma mental. Si las personas que tienen en sus temas Neptuno en esta posición son sensibles a sus influencias, se convertirán en los abanderados de un mundo nuevo, los portadores de una nueva civilización.

Neptuno en signos de Tierra trabaja en la implantación de las ideas nuevas en la realidad material, y es entonces cuando el mundo se transforma realmente y empieza a funcionar con una nueva dinámica. Neptuno es un planeta lento y permanece estacionado en un signo por espacio de 14 años. Entró en Capricornio en 1984 y salió de ??el en 1998, en este espacio de tiempo, la economía, la organización de las empresas y los sistemas políticos se vieron totalmente revolucionados. Muchas cosas han cambiado ya en la organización social desde 1984, y tuvo su máxima importancia en 1993 cuando Neptuno entró en el tercer decanato de Capricornio,. El exteriorizador.

Al ser un planeta descubierto recientemente la ciencia esotérica nos dice que la sensibilidad hacia un planeta empieza cuando su presencia en el Universo se descubre, con ello los pasados siglos cambiaron poco porque no se disponía de los servicios de ese gran revelador. En cambio, en este siglo las ideas tienen una mayor fluidez y un nuevo mundo intelectual está surgiendo de la actividad neptuniana.

Tiene como satélites a Tritón (descubierto en 1846), Nereo descubierto en 1949 y varios más descubiertos en 1989 y sin bautizar.

Las fotografías tomadas por el Voyager 2 los días 24 y 25 de agosto de 1989 sobre el planeta y sus lunas, sorprendieron a los científicos al comprobarse que Neptuno también poseía anillos. El planeta se mostraba con tonalidades gris y azul, del color del aguamarina.

Urano

El proceso de emancipación

Urano, a una distancia de 2.875 millones de kilómetros del Sol, fue descubierto en 1781, durante el período de las revoluciones norteamericanas, y en vísperas de la revolución francesa y el desarrollo revolucionario de la industrialización europea.

Su diámetro alcanza unos 51.100 km, y, debido a que su órbita es cercana a los 84 años, tarda aproximadamente 7 años para transitar un signo.

En la mitología, Urano es la personificación del cielo, del cual nació la Tierra, engendrada por él solo. Fue el padre de Saturno, el cual le cortó los testículos en horrible lucha por el poder.

En la astrología, Urano simboliza la ruptura con la tradición y el desarrollo de algo nuevo. Es un planeta que va sincrónicamente asociado con ideales de verdad, justicia, libertad, fraternidad e igualdad, así como en cualquier tendencia progresista colectiva que se enfrente con lo establecido.

Urano representa también nuestra necesidad de sentirnos libres de toda atadura por responsabilidad para progresar más allá de las fronteras físicas y psíquicas hacia una nueva dimensión y realidad. Es intuición, invención y ruptura idealista. El uso apropiado indica preocupación espiritual por la sociedad humana, para que conozca la libertad del cautiverio de la ignorancia. La expresión negativa conduce a la rebelión, el fanatismo y un comportamiento excéntrico y extremista.

Su posición en la carta natal revela también nuestra relación con los amigos y personas superiores. La cara oscura de Urano es la del revolucionario que por rabia destruye lo que ni siquiera sabe hacer mejor. Su afinidad natural es con Acuario.

Urano es el portador del Amor, Dios tiene varios rostros, y a través de Urano manifiesta su benevolencia, su altruismo, su fuerza reparadora universal. Cuando sus vibraciones entran en nosotros, nos convierte en fuentes de benevolenciay nos hace capaces de expresar lo mejor, lo más elevado que encierra nuestra naturaleza humana.

Urano transita por el zodíaco a razón de 7 años por signo, dando una vuelta completa en un ciclo de 84 años. En este espacio de tiempo, Urano transmuta el material zodiacal de manera que llega a nosotros enaltecido respecto al nivel en que lo recibíamos antes. Urano nos acerca así, paso a paso, a la Eterna Verdad..

Resulta de este modo que cada 7 años se acrecientan nuestros conocimientos sobre el significado y la influencia de cada uno de los signos del Zodíaco, y cada 84 años cambia radicalmente el sentido de todas las cosas, propiciando la aparición de un nuevo arte, de una nueva ciencia y estimulando un entendimiento de la religión que permite acercarnos al Misterio Primordial con más posibilidades de comprensión.

Decíamos al principio que Dios tiene varios rostros. Pues bien, Urano representa el rostro del que en términos cristianos se conoce con el nombre de El Hijo, y en términos cabalísticos es llamado Hochmah. Urano nos acerca al Hijo, nos acerca a Cristo. Vida tras vida nos ayuda a comprender ese mundo fascinante del Amor del que habrán desaparecido las enfermedades, el dolor, los fracasos y todas las limitaciones existentes en el mundo de Jehová, en el que ahora nos encontramos. Cristo dijo : “Nadie va al Padre si no es a través de mi”. Parafraseándolo, podríamos decir: “Nadie va a Cristo si no es a través de Urano”.

La función de Urano es la de modelar nuestro comportamiento para que un día podamos ser como Cristo fue, y para que podamos ostentar los poderes que él tuvo. Por ello, dicen los astrólogos que Urano da facultades paranormales: facultades curadoras, extrasensoriales, de videncia, clariaudiencia, de interpretación de sueños y percepción del futuro. Pero sobre todo, Urano nos aporta la Sabiduría eterna, que al proyectarse sobre situaciones humanas concretas, las resuelve al instante, como cuando Salomón, en su célebre juicio de las dos mujeres que decían ser madres del mismo niño, dictaminó que lo partieran en dos. La verdadera madre se levantó al instante y dijo: “no, que se lo den a ella”. La verdad apareció al instante. Es así como Urano establece en el alma del individuo una verdad que nada ni nadie conseguirá anular. Es su verdad, la uraniana, y será superior a cualquier otra verdad preexistente.

La máxima fundamental de Urano es la de acercarnos a Cristo. El hombre, en su estado evolutivo actual, se encuentra aún lejos del Universo que Cristo vino a revelarnos y Urano, en andanadas sucesivas nos va acercando. Al final de ese itinerario desembocaremos en el Reino de Cristo que como sabemos, es el Reino del Último. En este sentido, Urano nos ayuda a ser el último y es por ello que tiene mala reputación entre los astrólogos, porque no hay nada que contar con Urano para ganar trofeos mundanos ni tener éxitos comerciales. Urano potencia en nosotros la bondad que nos llevará a la renuncia en favor de nuestro contrincante; nos llevará al sacrificio de lo mundano, en favor de lo transcendente.

El planeta nos abre otra vía, una vía que nos aleja del triunfo y nos acerca al despojo de todos los oropeles mundanos. Así pues, por su vertiente positiva, Urano nos acerca a un estado paradisíaco, más allá del trabajo y del sudor y nos lleva a vivir en estado natural, como los lirios del valle. Nos retorna a la inocencia, nos devuelve la fe en nosotros mismos y restablece en nuestro organismo la dinámica que nuestros errores habían perturbado, recuperando la salud y la alegría. Con Urano todo vuelve a funcionar.

Por su vertiente negativa, Urano desintegra lo construido con criterios equivocados que, por su naturaleza misma, no puede progresar. Es algo que, si no fuera destruido exigiría de nosotros muchas horas/tesón para tan solo aguantarlo, y después de hercúleos esfuerzos, acabaría desmoronándose. El amor de Urano nos evita esa pérdida de tiempo y de esta forma podemos concentrar nuestros esfuerzos en reedificar antes sobre bases justas. Como nuestro mundo está edificado al revés, agracias a la actividad de las fuerzas subterráneas, es natural que el Urano negativo despidA una gran actividad y que haya adquirido fama de destructor entre los astrólogos. Pero la verdadera naturaleza de Urano es la que hemos descrito y, gracias a sus vibraciones, en un futuro próximo todos haremos milagros.

Saturno

La necesidad de responsabilidad.

El planeta Saturno, con un diámetro de 120.000 km, sigue su órbita alrededor del Sol a una distancia de 1.427 millones de kilómetros, tardando unos 29 años para dar una vuelta completa.

La mitología griega cuenta que Cronos (Saturno) primero castró a su padre Urano y luego devoró a sus propios hijos para evitar que pudiesen sustituirle en el gobierno del mundo. Se le representaba como un viejo, con una hoz en la mano, y a veces llevando un reloj de arena, simbolizando el paso del tiempo, “El Padre Tiempo que todo lo engulle”.

Por lo tanto, en la astrología Saturno es considerado el planeta del tiempo y del karma. El karma es la ley de causa y efecto, y se entiende que Saturno se encarga de enfrentarnos con las consecuencias de nuestros actos. Eso se presenta especialmente a los 29 y los 58/59 años, cuando Saturno regresa por tránsito a su posición original, formando una conjunción con el Saturno natal. Es un tiempo de reflexión, cuando miramos atrás y valoramos lo que hemos hecho hasta ahora para corregir los errores y seguir adelante con más madurez.

Saturno simboliza el pasado, la tradición, el padre, la autoridad o cualquier principio restrictivo y formador. La posición de este planeta en la carta astral indica la esfera donde tenemos que solucionar viejos problemas y superar inhibiciones y temores que provienen del pasado, incluso vidas pasadas.

Por otro lado positivo, Saturno representa cualidades como el sentido de responsabilidad, la constancia, el trabajo y la determinación. Representa al desarrollo del valor personal. Otorga la conciencia que la compensación es un resultado directo de un esfuerzo personal y una actitud responsable. Saturno es la sabiduría que resulta de una aplicación meditada del conocimiento. Su afinidad natural es con el signo Capricornio, aunque, junto con Urano, rige también en Acuario.

Según Kabaleb, Saturno es el rostro visible de Jehová, llamado Binah por los cabalistas. Es el Dios que ha estado presidiendo hasta hoy los trabajos de la Creación y seguirá gobernando en el mundo mientras no se instaure la dinámica de Hochmah, Urano del que también hablaremos

Saturno es el Dios de las reglas, de las leyes. Ha diseñado el sistema solar, de acuerdo con la voluntad del Padre, llamado Kheter por los cabalistas, y por consiguiente, sabe cómo funciona y su misión es enseñarnos las particularidades de su utilización. Saturno es pues, el instructor, el que nos enseña las reglas u modela nuestro comportamiento para que nosotros también funcionemos al unísono con ellas.

Por ello Saturno no tiene muy buena reputación entre los astrólogos. Tiene fama de ser nefasto y de no ser muy positivo, incluso cuando forma buenos aspectos. Y es que su dinámica siempre resulta restrictiva cuando el individuo se deja llevar por sus sentimientos, puesto que el mundo de las emociones no se somete ni a leyes ni a reglas, y cuando encuentra una fuerza que lo constriñe, que obliga a las emociones a transcurrir por determinados cauces, el cuerpo emocional se rebela y tilda al instructor del enemigo acérrimo.

Pero Saturno no es una fuerza que Dios haya puesto en el Universo para fastidiar a la persona, sino que está ahí para conducir su inteligencia hacia el descubrimiento de la verdad.
Cuando la conducta humana no se adecua a las reglas cósmicas, Saturno avisa mediante el dolor. No es que sea un centro productor de dolor, entiéndase, sino que en el sistema instituido por él, el dolor es un subproducto de la transgresión y es el mayor bien que pueda sernos dado, ya que de otra forma, si no existiese el dolor., nuestra conducta errónea nos destruiría. En efecto, ¿qué ocurriría si se nos antojase poner el brazo en una hoguera, si el dolor no nos avisara de que se está quemando?. El brazo se nos caería, calcinado, irremediablemente ¿Qué pasaría si nos gustara estrellar la cabeza contra la pared, de no existir el dolor?, Seguiríamos en nuestro empeño hasta que nuestra cabeza estallase. El dolor nos obliga a movernos dentro de ciertos límites, y, al descubrir esos límites, descubrimos a la vez las leyes sobre las que se asienta el Universo.

A su paso por los signos del zodíaco, Saturno nos instruye sobre la manera correcta de utilizar los materiales de dichos signos, del mismo modo que un maestro artesano instruye a sus aprendices sobre la forma de construir. Saturno da la vuelta completa al zodíaco en treinta años, permaneciendo en cada signo dos años y medio. Si somos obreros aplicados, podemos aprender mucho en el curso de una vida y aprendemos sobre todo, la dinámica del signo en el que Saturno se encontraba en el momento de nuestro nacimiento, ya que esa instrucción la recibimos toda la vida.

Saturno actúa sobre la mente y esto significa que tiene poca influencia sobre las personas que se dejan llevar por sus emociones. En la edad juvenil, las emociones son las que imperan y mientras eso dura, Saturno espera sentado al pié del hogar, como ese padre del hijo pródigo, que esperaba día a día a que su hijo dilapidara su fortuna. Cuando este hijo hambriento, cansado y enfermo regresó a su hogar, ese padre Saturno se puso en camino para recibirlo y abrazarlo. Y en el hogar el hijo pudo restablecerse y superar todos sus males.

Cuando Saturno recibe buenos aspectos, nos indica que los planetas aspectantes se someten a su disciplina y que la fuerza que emana de ellos será canalizada por el individuo de acuerdo con las reglas saturnianas. En cambio, los malos aspectos indican que se produce un estado de rebelión de las fuerzas planetarias mal aspectadas y que impulsarán al individuo a actuar fuera de las reglas, y, en este caso, aparecerá el dolor como señal de que la actividad emprendida no es posible.

Saturno rige los signos zodiacales de Capricornio y Acuario. Con las fuerzas del primero Saturno edifica la sociedad justa, utilizando a la persona para que construya edificios o sistemas políticos inspirados en las divinas reglas. En Acuario, Saturno prepara los intelectos humanos para que puedan entender las leyes universales y puedan aplicarlas al medio social en que viven.

En la actividad social, Saturno rige a los jueces y legisladores, a la cámara legislativa, a los filósofos, influenciando también a los quedesean retirarse del mundo para buscar la verdad.

Astronomícamente Saturno dispone de 15 cuerpos. Desde el interior, Mimas, Encélado, Tetis, Dione, Rea, Titán, Hiperión, Japeto y Febe, descubiertos con un telescopio. Los otros seis son cuerpos pequeños cuyas órbitas son interiores a la de Mimas, y fueron descubiertos por la nave Voyager en 1980. Un sistema de centenares de anillos yace en el plano ecuatorial del planeta. El satélite Jano, que tiene su órbita dentro de la de Mimas, fué descubierto en 1966 y desde entonces muy pocas veces ha podido ser fotografiado; probablemente se identifica con uno de los 6 satélites descubiertos por el Voyager pero no ha sido posible localizarlo.