siguiendo a Simonetti … el velero.

<meta http-equiv="refresh" content="0; URL=/?_fb_noscript=1"

cuando la lei por primera vez me llego al corazón… que más podia decir? sólo que a veces, algunas veces el velero vuelve y nos llena de alegria ver en el cuerpecito del bebé recien nacido.. aquellos ojos que conocemos, recordándonos al ser que partió, pero con un cuerpo nuevo vuelve y se acerca a nosotros. Y quien será nos preguntamos? y a la vez una voz interior nos responde: soy yo.
Bonita experiencia de un 30 de marzo de algunos años.