Venus

La forma de amar

El planeta Venus necesita aproximadamente 224 días para dar la vuelta al Sol, y, con sus 12.100 kilómetros de diámetro tiene casi el mismo tamaño que la Tierra. Venus es el planeta más brillante y es fácilmente visible sin la ayuda de un telescopio. Como Mercurio, es la estrella matinal y del anochecer, y no se aleja del Sol más que 48 grados. Por lo tanto, los únicos aspectos solares con Venus pueden ser la conjunción, el semisextil y la semicuadratura.

La belleza resplandeciente de este cuerpo celeste hizo que Venus fuese adorada como la diosa de la belleza y del amor. Pero su encanto no solamente produjo armonía, sino que fue causa de la guerra de Troya. Es el astro más brillante de las noches terrestres; se ve dada la proximidad del Sol a éste sólo al anochecer (los antiguos le llamaban Héspero o el alba (en este caso recibía el nombre de Lucifer, porque traía la luz del sol).

En la astrología, Venus representa todo lo bello y deseable. Su posición en la carta astral nos revela algo sobre nuestra necesidad de armonía, nuestra vida amorosa y nuestra capacidad de devoción. También las bellas artes y el canto, así como nuestro sentido de la estética, se relacionan con Venus, que representa el poder del hombre de dar, gracias a sus sentimientos, un valor y un sentido esencial a sus experiencias. Como estrella matinal, Venus pertenecía al signo de Tauro, mientras que rige al signo Libra como la estrella del anochecer.

Venus es el planeta de la armonía, de la belleza, del arte y sobre todo, del amor. Sus buenos aspectos planetarios le convierten enseguida en un auténtico artista de nuestro universo interior y exterior.

Su función esencial consiste en acondicionar en el mundo material los mandatos que le vienen de nuestra personalidad interna. Nuestro Yo Eterno quiere vivir una experiencia determinada y Venus le busca el mejor lugar y el mejor tiempo para que nuestra personalidad material pueda experimentarla. Para llevar a cabo esta tarea, Venus toma el mando de los cinco sentidos, gracias a los cuales ve, oye, olfatea, palpa y gusta. De esta forma, Venus discierne cómo es el mundo real y sabe de que forma debe situar nuestra experiencia en la vida.

En un horóscopo individual, la posición de Venus nos indicará lo que la persona percibe. Unaos notan con claridad las ideas; otros saben expresarlas con transparencia meridiana; otros ven claro en el mundo oscuro de los sentimientos; los de más allá son extra lúcidos en materias económicas, y así sucesivamente. El astrólogo, al analizar la posición de Venus, puede decirle al individuo: dediquese usted a esto, porque en ese dominio concreto lo verá todo con claridad.

Los buenos aspectos de los planetas sobre Venus acentúan positivamente sus cualidades, convirtiendo el planeta en un auténtico artista en el arte de percibir. Esa capacidad de percibir conduce a la capacidad de plasmar, de modo que un Venus bien aspectado en un tema, nos indicará que la persona posee talento artístico, bien sea pictórico o en cualquier otro arte, mientras que un Venus mal aspectado indicará todo lo contrario, es decir, que la persona no percibe las cosas con nitidez y, por consiguiente, es incapaz de traducir la verdad de manera correcta.

Cuando Venus se encuentra en signos de Fuego indica que en el presente ciclo de experiencias, su capacidad armonizadora está iniciándose y la persona ve, oye, gusta., etc. más fácilmente en el mundo abstracto que en el concreto. Sus posibles cualidades artísticas lo llevarán a pintar un mundo sin formas o a describir realidades que no tienen una existencia material. Pueden ser especialistas en “ver” el más allá contemplan paisajes que los demás humanos no pueden ver y nos traen el testimonio de otras dimensiones. Cuando Venus se encuentra en signos de Agua el individuo es extremadamente lúcido en todo lo relacionado con el mundo de los sentimientos, los complejos, las pasiones. Será hábil en la plasmación de situaciones novelescas y si Mercurio no está mal aspectado, puede ser un gran escritor. En todo caso, será un gran amante, porque Venus dará belleza y esplendor a sus sentimientos y las gentes lo buscaran para succionarle sus virtudes amorosas. Cuando Venus se encuentra en signos de Aire el individuo proyecta su claridad sobre las ideas y puede convertirse en un gran teórico, en un hombre de ideas luminosas, en un filósofo que sabe expresarse con belleza y sabe hacerse comprender por los ejemplos que da. Cuando Venus se encuentra en signos de Tierra es cuando el planeta ha adquirido la plenitud de sus facultades, cuando está maduro, dicen los cabalistas y el individuo es un artista nato, con capacidad no solamente de expresar un arte determinado, sino de ser el gran armonizador de la vida, un creador de convivencia, con capacidad para transmutar las situaciones más complejas y convertirlas en simples y generadoras de experiencias positivas.

A su paso por los distintos elementos, Venus acumula las virtudes inherentes a cada uno de ellos. Así, mientras que en signos de Fuego Venus sólo posee las virtudes del Fuego, en signos de Agua posee las virtudes propias de Fuego y Agua, en signos de Aire las de Fuego – Agua y Aire y en los signos de Tierra posee las virtudes de los cuatro elementos.

Cada mes Venus transita por uno o dos signos, indicando el trabajo humano que debemos realizar en lo relacionado con la armonización del medio ambiente en que nos ha tocado vivir. Si las gentes trabajaran al unísono con el gesticular de la Naturaleza, cada mes, al caer la Nueva Luna, se pondrían a trabajar en el desarrollo de las virtudes de Venus y todos acabaríamos la vida siendo artistas consumados en la asignatura venusiana. Pero, por desgracia, estamos desacompasados ya no vamos con los ritmos cósmicos, como sucedía con el hombre al principio de los tiempos, y las virtudes de Venus se pierden.

En el zodíaco, Venus tiene dos signos de dominio: Libra y Tauro. A través de Libra, Venus intenta amalgamar encajar, todo lo que por su naturaleza puede ser unido, separando aquello que de momento es imposible unir. Venus hace que encaje lo masculino con lo femenino, sustituye el egoísmo por el altruismo, unifica al creador con el consumidor y convierte en Ley la búsqueda de lo contrario.

A través de Tauro, Venus extiende su manto de belleza a toda la Creación y convierte el Universo en una auténtica obra de arte.

Siendo el planeta regente de los cinco sentidos, cuando en un tema vemos un Venus mal aspectado, es de temer que la persona no ande muy afinada en uno de los sentidos. Si los malos aspectos se multiplicaran, sobre todo en signos fijos, el individuo podría verse privado de uno de los sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto o el tacto, bien sea de forma material o moral: tener falta de tacto, por ejemplo, o poco olfato para ver venir lo que para otros es evidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s