Urano

El proceso de emancipación

Urano, a una distancia de 2.875 millones de kilómetros del Sol, fue descubierto en 1781, durante el período de las revoluciones norteamericanas, y en vísperas de la revolución francesa y el desarrollo revolucionario de la industrialización europea.

Su diámetro alcanza unos 51.100 km, y, debido a que su órbita es cercana a los 84 años, tarda aproximadamente 7 años para transitar un signo.

En la mitología, Urano es la personificación del cielo, del cual nació la Tierra, engendrada por él solo. Fue el padre de Saturno, el cual le cortó los testículos en horrible lucha por el poder.

En la astrología, Urano simboliza la ruptura con la tradición y el desarrollo de algo nuevo. Es un planeta que va sincrónicamente asociado con ideales de verdad, justicia, libertad, fraternidad e igualdad, así como en cualquier tendencia progresista colectiva que se enfrente con lo establecido.

Urano representa también nuestra necesidad de sentirnos libres de toda atadura por responsabilidad para progresar más allá de las fronteras físicas y psíquicas hacia una nueva dimensión y realidad. Es intuición, invención y ruptura idealista. El uso apropiado indica preocupación espiritual por la sociedad humana, para que conozca la libertad del cautiverio de la ignorancia. La expresión negativa conduce a la rebelión, el fanatismo y un comportamiento excéntrico y extremista.

Su posición en la carta natal revela también nuestra relación con los amigos y personas superiores. La cara oscura de Urano es la del revolucionario que por rabia destruye lo que ni siquiera sabe hacer mejor. Su afinidad natural es con Acuario.

Urano es el portador del Amor, Dios tiene varios rostros, y a través de Urano manifiesta su benevolencia, su altruismo, su fuerza reparadora universal. Cuando sus vibraciones entran en nosotros, nos convierte en fuentes de benevolenciay nos hace capaces de expresar lo mejor, lo más elevado que encierra nuestra naturaleza humana.

Urano transita por el zodíaco a razón de 7 años por signo, dando una vuelta completa en un ciclo de 84 años. En este espacio de tiempo, Urano transmuta el material zodiacal de manera que llega a nosotros enaltecido respecto al nivel en que lo recibíamos antes. Urano nos acerca así, paso a paso, a la Eterna Verdad..

Resulta de este modo que cada 7 años se acrecientan nuestros conocimientos sobre el significado y la influencia de cada uno de los signos del Zodíaco, y cada 84 años cambia radicalmente el sentido de todas las cosas, propiciando la aparición de un nuevo arte, de una nueva ciencia y estimulando un entendimiento de la religión que permite acercarnos al Misterio Primordial con más posibilidades de comprensión.

Decíamos al principio que Dios tiene varios rostros. Pues bien, Urano representa el rostro del que en términos cristianos se conoce con el nombre de El Hijo, y en términos cabalísticos es llamado Hochmah. Urano nos acerca al Hijo, nos acerca a Cristo. Vida tras vida nos ayuda a comprender ese mundo fascinante del Amor del que habrán desaparecido las enfermedades, el dolor, los fracasos y todas las limitaciones existentes en el mundo de Jehová, en el que ahora nos encontramos. Cristo dijo : “Nadie va al Padre si no es a través de mi”. Parafraseándolo, podríamos decir: “Nadie va a Cristo si no es a través de Urano”.

La función de Urano es la de modelar nuestro comportamiento para que un día podamos ser como Cristo fue, y para que podamos ostentar los poderes que él tuvo. Por ello, dicen los astrólogos que Urano da facultades paranormales: facultades curadoras, extrasensoriales, de videncia, clariaudiencia, de interpretación de sueños y percepción del futuro. Pero sobre todo, Urano nos aporta la Sabiduría eterna, que al proyectarse sobre situaciones humanas concretas, las resuelve al instante, como cuando Salomón, en su célebre juicio de las dos mujeres que decían ser madres del mismo niño, dictaminó que lo partieran en dos. La verdadera madre se levantó al instante y dijo: “no, que se lo den a ella”. La verdad apareció al instante. Es así como Urano establece en el alma del individuo una verdad que nada ni nadie conseguirá anular. Es su verdad, la uraniana, y será superior a cualquier otra verdad preexistente.

La máxima fundamental de Urano es la de acercarnos a Cristo. El hombre, en su estado evolutivo actual, se encuentra aún lejos del Universo que Cristo vino a revelarnos y Urano, en andanadas sucesivas nos va acercando. Al final de ese itinerario desembocaremos en el Reino de Cristo que como sabemos, es el Reino del Último. En este sentido, Urano nos ayuda a ser el último y es por ello que tiene mala reputación entre los astrólogos, porque no hay nada que contar con Urano para ganar trofeos mundanos ni tener éxitos comerciales. Urano potencia en nosotros la bondad que nos llevará a la renuncia en favor de nuestro contrincante; nos llevará al sacrificio de lo mundano, en favor de lo transcendente.

El planeta nos abre otra vía, una vía que nos aleja del triunfo y nos acerca al despojo de todos los oropeles mundanos. Así pues, por su vertiente positiva, Urano nos acerca a un estado paradisíaco, más allá del trabajo y del sudor y nos lleva a vivir en estado natural, como los lirios del valle. Nos retorna a la inocencia, nos devuelve la fe en nosotros mismos y restablece en nuestro organismo la dinámica que nuestros errores habían perturbado, recuperando la salud y la alegría. Con Urano todo vuelve a funcionar.

Por su vertiente negativa, Urano desintegra lo construido con criterios equivocados que, por su naturaleza misma, no puede progresar. Es algo que, si no fuera destruido exigiría de nosotros muchas horas/tesón para tan solo aguantarlo, y después de hercúleos esfuerzos, acabaría desmoronándose. El amor de Urano nos evita esa pérdida de tiempo y de esta forma podemos concentrar nuestros esfuerzos en reedificar antes sobre bases justas. Como nuestro mundo está edificado al revés, agracias a la actividad de las fuerzas subterráneas, es natural que el Urano negativo despidA una gran actividad y que haya adquirido fama de destructor entre los astrólogos. Pero la verdadera naturaleza de Urano es la que hemos descrito y, gracias a sus vibraciones, en un futuro próximo todos haremos milagros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s