Simonetti. Partida y LLegada

Simoneti                         La partida y la llegada

PARTIDA Y LLEGADA SOBRE LA VIDA Y LA MUERTE

(traducido del portugués por Loli )

Cuando observamos en la playa un velero alejarse de la costa navegando mar adentro impulsado por la brisa matinal, estamos delante de un espectáculo de rara belleza. El barco, impulsado por la fuerza de los vientos, va ganando el mar azul y nos parece cada vez más pequeño.  No tarda mucho, en que sólo podemos contemplar un pequeño punto blanco en la línea remota e indecisa donde el mar y el cielo se encuentran. Quien observa al velero desaparecer en la línea del horizonte, seguro que exclamará: ya se fue, ¿se habrá esfumado, evaporado quizás?
Ciertamente no. Apenas lo perdemos de vista, el barco continúa del mismo tamaño y con la misma capacidad que tenía cuando estaba próximo a nosotros. Continúa siendo tan capaz como antes de llevar al puerto de destino, las cargas recibidas.
El velero no se evaporó, aunque no lo volvamos a ver él sigue siendo el mismo y tal vez en el exacto instante en que alguien dice: “ya se fue”, habrán otras voces mas allá que afirmarán: “ya llega el barco”.

Así es la muerte, cuando el velero parte llevandose la preciosa carga de un amor que nos fue querido y lo vemos sumergirse en la línea que separa lo visible de lo invisible, decimos: “ya se fue” ¿se habrá esfumado, evaporado? No. Ciertamente apenas le perdemos de vista, el ser que amamos continúa siendo el mismo. Su capacidad mental no se pierde, sus conquistas siguen intactas, del mismo modo que cuando le teníamos a nuestro lado, conservando el mismo afecto que nos tenia.

Nada se pierde, a no ser el cuerpo físico que en la otra orilla no se necesita para nada, y es así que en el mismo instante en que decimos “ya se fe”, en la otra orilla dicen jubilosos: ¡Ya está llegando!. Y es que llego a su destino llevando consigo las adquisiciones ganadas durante su vida terrena. La vida jamás se interrumpe, no da saltos ni nos ofrece cambios espectaculares. Cada uno en su velero, lleva su carga de vicios y virtudes, afectos y desamores, hasta que se decida a despojarse de lo que no crea necesario. La vida está hecha de partidas y llegadas. Un día partimos del mundo espiritual en dirección al mundo físico y luego, nosotros partimos hacia el mundo espiritual, en un constante ir y venir , como viajantes de la inmortalidad que somos todos nosotros.

Escrito por R. Simonetti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s