La Luna

LA LUNA


la actitud emocional.

La Luna se mueve alrededor de la Tierra en una órbita elíptica a una distancia media de 384.400 km. La distancia máxima de la Tierra es de363.300 km. Con una distancia máxima de 405.500 km. Tiene un diámetro de 1.738 km, un cuarto de la Tierra, y es, por lo tanto, sólo un diminuto grano de polvo en el universo. Su inclinación media de la órbita es de 5º,9″. Su mes sideral se compone de 27,321661 días. Las múltiples caras de la Luna, constantemente en cambio, han fascinado al hombre desde siempre, y su ciclo de transformación ha sido fuente de innumerables leyendas, mitos y historias.

La Luna no tiene luz propia, sino refleja los rayos del Sol. Mientras que el Sol simboliza el principio masculino, la Luna simboliza el principio femenino. El Sol “transmite” energía, y la luna la absorbe y asimila para luego abastecerla. El ciclo lunar dura en promedio unos 28 días y medio coincidiendo con el ciclo femenino; también influye en la marea de los mares, ya que el movimiento periódico y alternativo de ascenso y descenso de las aguas del mar se produce por la atracción del Sol y de la Luna. Debido a este fenómeno, dos veces al día el nivel del mar alcanza alternativamente, un máximo llamado marea alta y un mínimo llamado marea baja. Esta oscilación se debe a la deformación de la hidrosfera, es decir, de la esfera líquida que toma una forma oblonga, sobre todo a consecuencia de la acción de la Luna.

La ola de marea sigue a la Luna mientras la Tierra gira sobre si bastante más rápidamente: por eso esta ola ejerce sobre el globo sólido una acción de frenado que aminora sensiblemente la velocidad de rotación. El día terrestre se alarga por eso 16 milésimas de segundo por siglo. La Tierra, al perder velocidad, pierde también energía cinética; esta energía la gana La Luna, que así se ve impelida a orbitar cada vez más lejos. En la mitología griega, las diosas de la Luna tienen caras muy distintas. Algunas son caprichosas, oscuras y crueles, mientras otras son serenas, nutrientes y afectuosas. Se llaman Artemisa, Hécate y Selene. Incluso a la virgen María se le pintó sobre una luna creciente.

Las diferentes fases de la lunación son significativas para la interpretación astrológica. Las personas nacidas en el período de la Luna Nueva poseen una alta capacidad de concentración, ya que las energías se dirigen hacia el interior, pero también son particularmente subjetivas y emotivas. La Luna Llena indica justo lo contrario: es un tiempo de crecimiento y de la extroversión; sus nativos destacan por su objetividad y conciencia clara.

En el horóscopo , la Luna, relacionada con el signo Cáncer, representa la subconsciencia, los sentimientos, la fertilidad, la energía creativa, el hogar, la madre y la receptividad a los estados de ánimo de otras personas.

Según Kabaleb: la Luna actúa cuando los demás planetas ya han puesto en nosotros el hilo argumental de lo que constituirá la base de nuestras experiencias. Mercurio ha hilvanado y coordinado los distintos impulsos planetarios y es entonces cuando entra en funciones la Luna para constituir en nuestro interior el cliché, el negativo, que luego traduciremos en imágenes exteriores. La filosofía hermética nos dice que nada nos puede suceder que no lo hayamos gestado en el secreto de nuestro arcano interno, y si nos sucede algo desagradable, es porque lo hemos inscrito en los anales de nuestro destino al comportarnos de una manera errónea y los efectos de estas antiguas causas aparecerán en nuestra vida porque así lo hemos elaborado en un pasado remoto. La Luna, o mejor dicho, las jerarquías que trabajan en ella, se encargarán de sacar esa vivencia desagradable de nuestros bajos fondos e incorporarla al programa que nuestros planetas internos han ido generando.

La Luna juega pues un papel fundamental en el discurrir de nuestra existencia y es de primera importancia que este aparato gestador, se encuentre en buen estado cósmico, porque si la Luna en nuestro horóscopo, forma malos aspectos, entonces sucede lo mismo que si una mujer tuviera sus órganos gestadores en mal estado. Hay mujeres que no pueden tener hijos y otras que los conciben con defectos orgánicos. Hemos visto recientemente como a un recién nacido tenían que transplantarle el corazón y los riñones. Cuando la Luna, en nuestro horóscopo recibe malos aspectos o se encuentra en posición débil, también concibe acontecimientos que no funcionan o que tienen tres piernas o dos cabezas y nos movemos en las anécdotas, confusos y asustados. Apresurémonos a decir que si la Luna está mal situada en nuestro horóscopo, no se debe a una casualidad, sino que, por nuestras actuaciones anteriores, hemos merecido que nuestro aparato gestador no funcione. Si en una vida somos sembradores de confusión, si generamos de algún modo monstruosidad en el terreno social, tendremos en la siguiente vida una Luna mal aspectada y la monstruosidad estará en nosotros mismos.

La Luna, en Astrología no tiene una personalidad propia sino que es la ejecutora del mandato de los demás planetas, sintetizado por Mercurio, y puede realizar sus funciones a la perfección, o puede encontrarse averiada, pero no añade ni quita nada a lo que el resto de los planetas ha dictaminado. Siendo la ejecutora final de un largo proceso planetario, nada puede suceder en la tierra que no haya sido trabajado por la Luna. O sea, cuando dos planetas forman un determinado aspecto, los efectos de ese aspecto no nos llegan hasta que la Luna no haya pasado por ellos y los haya gestado. Esa gestación se realiza en el momento de la Nueva Luna, que es cuando Luna y Sol se encuentran en conjunción. En ese momento tiene lugar una especie de matrimonio cósmico, en el que el Sol fecunda a La Luna, transmitiéndole los gérmenes que la Luna convertirá en formas materiales. Esos gérmenes le vienen al Sol de Mercurio, un planeta que sigue siempre el cortejo solar. Así pues, cada mes, cuando el Sol y la Luna se unen, se gestan los acontecimientos inscritos en el signo del zodíaco en que ese encuentro planetario tiene lugar y los acontecimientos que se perciben desde allí.

En el espacio de un mes la Luna da una vuelta completa al zodíaco, formando con los planetas todos los aspectos posibles. Recibe así las pulsiones de cada planeta y las convierte en una imagen interna que sirve de molde a la escena que luego aparecerá en nuestra vida. Realiza esas funciones como delegada del Sol, del cual recibe la luz/mandato en el momento de la Nueva Luna y vá repartiendo la energía solar a lo largo de su ciclo. Pasados 28 días, la Luna se encuentra de nuevo en el punto en que conjuncionó con el Sol el mes anterior y entonces se dice que la Luna se queda vacía de energías. Tienen que pasar dos días para que tenga lugar el nuevo encuentro con el Sol y en esos dos días (los anteriores a la Nueva Luna) la capacidad gestadora de la Luna se ha agotado y ya no puede dar más de sí, de modo que los niños que nacen en esos dos días, tienen poca vitalidad y muchos mueren en un corto espacio de tiempo. De igual forma, las empresas creadas en esos dos días tendrán una vida muy corta o una supervivencia mediocre.

En el período que va de la Nueva Luna a la Luna Llena, todo crece con exuberancia y tiene una fuerte vitalidad. En el período que va de la Luna Llena a la Nueva Luna, las fuerzas van menguando, pero, al mismo tiempo, es el período de recogida de los frutos, de modo que los nacidos en el primer período han venido a sembrar y los nacidos en el segundo período han venido a cosechar.

La Luna rige el signo de Cáncer, que es el gran productor de imágenes del zodíaco. Gracias a las pulsiones de este signo, la Luna nos aprovisiona de imaginación, de manera que un día podamos realizar todas las funciones que la Luna realiza. Cada planeta activa en nosotros aptitudes que un día poseeremos, de manera que todas las ciencias hoy diseminadas por los cuerpos planetarios serán interiorizadas en nosotros y nos convertiremos en todo un sistema solar en miniatura. En ese sistema, la Luna es el cuerpo planetario que nos infunde la imaginación; esa imaginación que la mujer utiliza para fabricar un niño y que un día utilizaremos todos para construir un futuro universo. Muchas más cosas nos vienen de la Luna que no podemos referir en tan corto espacio: en ella hay un compendio de toda la ciencia cósmica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s