Marte

La voluntad de auto-afirmación

La órbita de Marte alrededor del Sol tarda cerca de 687 días para completarse. Este planeta, con un diámetro de casi 6.800 kilómetros, mide la mitad de la Tierra y es conocido por su color rojo, relacionado desde siempre con el fuego y la sangre.
Por consiguiente, Marte es el dios de la guerra en la mitología romana, famoso por su valor y su ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a afrontar los peligros. Pero Marte en sí no es ni negativo ni positivo; simboliza nuestra energía que tiende a buscar la exteriorización, la expresión física (y psíquica) de nuestros deseos.
Marte representa la fuerza iniciadora, el coraje, el entusiasmo, la ira y, también, el deseo sexual. Tiene una afinidad natural con el signo Aries y, junto a Plutón, con Escorpio.

Según Kabaleb (Helio Zandel), la imagen que guardamos de Marte en nuestras mentes, es la de su belicosidad y su fuerza; no en vano su metal simbólico es el hierro, Marte realiza múltiples funciones en el universo individual de cada ser humano. En primer lugar, es el ejecutor de las órdenes que le vienen de Júpiter, quien le insta a hacer posible la realización de los deseos programados por este planeta. Por otra parte, es el subordinado de Saturno, que exige que los deseos transcurran dentro de las reglas cósmicas. Cuando la influencia de Júpiter sobre Marte es preponderante, el individuo se ve lanzado a todos los desmadres, persiguiendo el goce por encima de todas las cosas. Pero cuando es Saturno el que manda en la dinámica marciana, el individuo se ve reprimido (si es que los deseos aún no han sido ejecutados), o severamente castigado si los deseos desaforados ya han llegado a su punto de realización. Esta represión o este castigo se produce en la dinámica interna de la persona, creándose una situación compleja en su psiquismo o haciendo que se lance a operaciones de auto-castigo, que originan fracasos en la vida, enfermedades, accidentes, robos u otras calamidades.

Por todo ello, debemos estudiar con mucho detenimiento la posición de Marte en un horóscopo. En él veremos, por los aspectos que forma, si se decanta hacia Júpiter o hacia Saturno. Si el Marte es jupiteriano, diremos que nos encontramos ante el hombre de los goces, para el cual no hay reglas que valgan, que se permite todas las licencias y que pasa mucho de la moral. Pero cuando Saturno forme por tránsito, un aspecto con Marte, nuestro hombre ya puede empezar a temblar, porque aparecerán las reglas que no ha respetado en su quehacer humano y experimentará la necesidad de respetarlas, produciéndose en él un drástrico retorno a la normativa cósmica, a lo que debe ser. Vivirá entonces un dramático tira y afloja entre los impulsos de su naturaleza constitutiva y los que emanan de su Yo circunstancial. Si ese conflicto no es resuelto internamente, se escenificará en el exterior y aparecerán en su vida los elementos represivos que le obligarán a reconsiderarse y renunciar finalmente a lo que tantos goces le proporcionaba.

Si por el contrario, el Marte de su horóscopo está dominado por Saturno nos encontraremos ante un hombre sujeto a las leyes, que va por la vida de fiel ejecutor de las reglas, de los mandatos de sus superiores, y puede ser un buen juez, un buen policía, un servidor de la ley. Pero cuando Júpiter por tránsito, forme un aspecto con Marte este respetable hombre de leyes sufrirá el acoso de los deseos desaforados y su buena reputación puede hundirse en ese revertimiento dramático de su personalidad.

Pero Marte es el desmadrador / regresor tan sólo en su relación con Júpiter y Saturno, ya que por si mismo nos aporta la facultad de poder construir sólidamente en el mundo material, al integrar armoniosamente los deseos en el mundo de las leyes. Cuando esta integración se produce, aparece la inspiración creadora que nos permite construir lo justo. El metal de Marte es el hierro, elemento indispensable en todas las construcciones y que es la forma material de la alianza Ley-Deseos en lo espiritual.

En el zodíaco Marte rige los signos de Aries y Escorpio. Aries nos aprovisiona de Voluntad Creadora y Marte le pone el hierro para que esa Voluntad no desmaye y pueda aguantar. Escorpio nos aprovisiona en Amor Propio, que es el principio del amor hacia todas las cosas, ya que, como dijera Cristo, todo empieza por uno mismo. Marte le pone igualmente hierro a ese sentimiento que nos permite estimarnos y no cometer ciertos actos que nos harían desmerecer a nuestros propios ojos.

Hasta aquí, algunos de los aspectos de Marte que bien podemos llamar positivos, aunque sean generadores de conflictos. Por su vertiente negativa, Marte es el que nos induce a construir el mundo al revés. Juan en su Apocalipsis, llamó al ámbito marciano “Sinagoga de Satán” y la Astrología Esotérica enseña que, a través de Marte, se manifiestan las fuerzas que trabajan en el Abismo y que nos cargan de energías que nos vienen de forma invertida, de abajo-arriba, en lugar de arriba-abajo. Cuando entra en nosotros esa calidad energética, todo cuanto realizamos lo construimos al revés, de manera que sólo mediante un esfuerzo constante y agotador conseguiremos que el edificio aguante, mientras que si cesamos en nuestro esfuerzo se desmoronará irremisiblemente,. Es el trabajo con el sudor de tu frente que Dios le anunciara al infortunado Adán al arrojarlo del Paraíso.

Esa negatividad de Marte no tiene como objetivo destruir al individuo, sino el de presentarle las cosas al revés, cuando no ha sabido descubrir la Verdad que encierran cuando se le presentaron rectamente. A fuerza de hacer las cosas a la inversa, el hombre acaba apercibiéndose de que aquello no puede aguantar así, y descubre de esta forma dinámica de lo recto.

Si Marte no existiera, el mundo no tendría sabor. Actúe recto o al revés, sus vibraciones son necesarias para que nos llevemos del mundo una rica cosecha de experiencias. Un horóscopo con un Marte desdibujado, apático, sin aspectos, da lugar a un individuo tibio; es decir, aquel que no toma partido, que no se compromete con ningún aspecto de la vida.

En Astronomía Marte dispone de 2 satélites, pequeños: Fobos (27 km de diámetro>) y Deimos (15 km. De diámetro) que tiene órbitas casi circulares a una distancia respectiva de 9.400 km. Y 23.500 km. Del centro del planeta.

En Marte se han descubierto los volcanes más altos del sistema solar: Mons Olimpus (27.000 mts. De altura). Mons Pavonis, Mons Ascraeus y Mons Arsia, todos de unos 25.000 m. de altitud, que consituyen la región marciana denominada Tharsis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s